Sitios Arqueológicos

El enfoque del IEASM consiste en localizar los yacimientos arqueológicos en función de cuestiones históricas concretas como, por ejemplo, la cartografía del antiguo puerto de Alejandría o, en Filipinas, la descripción de hitos en la historia del comercio mundial.

Por lo general, una misión comienza con la investigación en archivos o bibliotecas. La evaluación crítica de los textos y su interpretación es fundamental para identificar un área de estudio viable. En la fase de prospección posterior, se utilizan métodos geofísicos no intrusivos para obtener el máximo de información. Una vez cartografiada la zona, se realizan sondeos regulares y aislados para caracterizar las anomalías reveladas por los mapas. Una vez localizados y confirmados los yacimientos arqueológicos, la información sobre los rasgos y la extensión del yacimiento permite una excavación dirigida.

A continuación, se preparan los lugares elegidos y se trazan cuadrículas para la colocación espacial y la retirada cuidadosa de los sedimentos que se han acumulado con el tiempo. A continuación, el equipo de buceadores realiza estudios de dibujo y fotografía, toma muestras para su análisis o datación y etiqueta los artefactos que se sacan a la superficie.

A continuación, los objetos se someten a un proceso, a veces largo y complejo, de restauración y conservación. El estudio de los artefactos y de los datos de la excavación da lugar a un análisis del yacimiento cuyos resultados se publican en publicaciones científicas.

Para cumplir su misión, el IEASM invita y consulta a diversos expertos en los campos de la arqueología, la historia, la restauración, la conservación y la geofísica, y emplea tecnología punta en función de las cuestiones específicas que se plantean.

Ya sea en Filipinas, en Egipto o en Cuba, el IEASM trabaja por principio bajo la autoridad y en estrecha colaboración con las instituciones nacionales encargadas del patrimonio arqueológico y en cumplimiento de las normas de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático de 2001.